HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tanto fuego, vagando por el infinito, con esa jarra de barro llena de vino. 
Nadar desnudos en el río.
Amarnos a su orilla, sobre el árbol, ajados de hierba y viento.
Llegar a esos vuelos que no conocen la palabra.
Y marca soziedad alkoholika el ritmo de tus besos.

Y antes a la gresca.
Al te lo quito y me lo echo en el vaso.
Al por delante se cruza la zancadilla.
E infieles son las piedras, el río, las nubes, la belleza y la muerte. 
Jugar a hacerte un canuto con mis ojos en tus ojos.

Pero caimos de amor. 
Nos demoramos en cada una de las estrellas una mordida de hachís e inmensidad.
Y si me pierdo, átame a Marte las cuerdas y las vocales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario