HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

No he podido dormir. Pero he soñado.
Se volvió a desencajar todo en la raja del cielo, para encajarlo hacia el beso de la nada. Y éste oficio de hilvanistas sin morada y suelo, sin vestido..., a veces se me pone de absenta patas arriba. 
Aunque algo sabe. Saben mis sueños. Sabe la que soy, cuando estoy demasiado afuera, y demasiado adentro, sabe el animal.

Hoy estoy de resaca del amor, del vino, y de una muerte regenerativa.
Hoy estoy de velada de ceniza. Celo de astros que se alejan una hoguera debajo de la tierra o muy encima de los árboles. Un réquiem feliz de una esquela vieja, con demasiado pasión, en su tinta vagina de vete a saber qué penetraciones que derrumban todas las civilizaciones. Bala para volver a la remezcla del abajo del río abajo.

No puedo fiarme demasiado de lo que pienso. Porque me echa en volandas de pis de monguis.  La vida es tan excitante que la muerte siempre reserva una vuelta de campana de un orgasmo inimaginable y que no tiene que ver con los amantes.

Ayer el amor adquirió un tono más profundo, más soviet, más etílico del licor de los músculos y huesos, de la madre-serpiente velándonos el viaje sin frenos, con el volante empañado de mil caminos urgentes, bifurcantes y armónicos en el centro de lo imposible.

Cada  vez que se da una voltereta hacia el vacío, enardecidas de éxtasis. El vacío devuelve con una pistola, que vuelve a dilatar el Infinito, en sus golpes y fricción, del amor de las estrellas, la muerte y las semillas.

Por eso en la madrugada llegué a un lugar mucho más vertical de la estación que vuelve a la matriz.

Mezclando mis vicios, airadas de nube blanca, cicatriz y los oidos que tengo en el otro lado de la montaña aguardándome..... en ese ensueño que partió la sombra en los senos de una mar ensangrentada de luz y abajos. Hoy estoy acá, coomo un interrogante dislocador del horizonte a cuchilladas en mi médula. Con la mariposa. Con la porno y la sacra. Con mi duende del punk y del desierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario